domingo, 8 de enero de 2012

Nombres

Una de las mayores dificultades a la que se enfrentan los estudiosos de la Materia de Bretaña es el cambio constante de los nombres propios. Los lugares y las personas cambian de nombre continuamente a lo largo del tiempo y el espacio, en cada país y cada época.

Camelot, que no llegó a ser una localización realmente importante en la mitología hasta prácticamente Mort D'Artur (S XV), aparece escrito de más de 30 formas diferentes solo en los romances franceses.

Además, en cada país se "nacionalizaban" los nombres de los distintos personajes para hacerlos más accesible al público. Arthur, Gawain, Bedivere, Lancelot y Guinevere pasaron a llamarse en España Arturo, Galván, Bevedere, Lanzarote y Ginebra.

Evidentemente, esto hace mucho más complicado saber a qué personajes se está haciendo referencia en cada texto medieval artúrico. Como, además, todos los autores tenían licencia creativa para modificar el carácter o las características físicas de cualquier personaje, el problema se magnifica. ¿Es el Gwalchmai que aparece en el Culhwch y Olwen (del Mabinogion) Gawain? Para algunos estudiosos sí, para otros no. Muchos escritores confundieron a las dos hermanas de Arturo por el parecido de su nombre: Morgan (La Bruja Morgana, Fata Morgana, Morrigen, etc. adepta de la magia oscura, aprendiz de Merlín y personaje fundamental en mucha mitología artúrica) y Morgause (Madre de Mordred, sobrino/hijo incestuoso de Arturo, el caballero que "mata" a Arturo muriendo él también y acabando con la Mesa Redonda y la época de los Caballeros de Arturo)

Acabo con mi cambio de nombre favorito: El mago Merlín

Merlín aparece por primera vez en el Historia Regum Britanniae como un personaje ya muy parecido al Merlín que ha llegado a nosotros. Su nombre era Myrddin, nombre de una persona (casi seguro) real, un bardo, loco y profeta Galés del S VI que Geoffrey de Monmouth unió a la mitología artúrica. Cuando esta mitología pasó a desarrollarse fundamentalmente en Francia se vieron obligados a cambiar el nombre debido al parecido de la palabra Myrddin con otra palabra francesa. ¿Sabes cuál es?

Excelsior!

3 comentarios:

  1. ¡Madrid!!!
    Perfecto ejercicio toponimico muy literario!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Geoffrey of Monmouth tuvo que usar el nombre latinizado "Merlinus" para no escribir "Merdinus", como que esta palabra sonaría como el francés "merde" (= mierda) :)

    ResponderEliminar